MÉTODO EN PLANES DE MEDICIÓN Y ACTIVIDAD FÍSICA

Para llegar a que nuestro objetivo que son los niños estén saludables y aprendan hábitos, un camino imprescindible ha de ser el de compartir con todo el sector y sus diversos agentes la finalidad del deporte y la actividad física en edad escolar. Ha de convencerse a todo el sector de la importancia que imprime, la actividad deportiva en la educación y formación de los escolares.

 

A partir de aquí, los esfuerzos deberán dirigirse a conseguir aumentar los índices de práctica en el marco de los parámetros de calidad, en cada uno de los colectivos con índices más bajos y de esta manera conseguir un aumento absoluto en los porcentajes de práctica de actividad física y deportiva fuera de horario lectivo de los escolares.

 

Para ello, hace falta estructurar, sistematizar y dar a conocer la oferta, asegurando itinerarios de actividad física y deportivos adaptados a las diferentes necesidades y creando los mapas de la actividad física y el deporte en edad escolar en cada territorio.

 

Con todo ello, el futuro se vislumbra como un escenario de corresponsabilidad entre todos los agentes actuantes, con una finalidad, por encima de todo educativa y con los contenidos y objetivos de cada etapa adaptados a las necesidades físicas, psicológicas e intelectuales de cada momento evolutivo. En ese sentido, los programas e itinerarios deportivos deberán responder de manera adecuada a todas las motivaciones y a las necesidades de los diferentes colectivos de escolares y contar con educadores y educadoras de la actividad física y del deporte en edad escolar adecuadamente formados y preparados para llevar a cabo la relevante tarea que se les encomienda.

 

 

 

diapositiva13diapositiva5diapositiva14

 

A partir de esta reflexión se han enumerado las potencialidades identificadas:

 

  • El aumento de la práctica deportiva de los escolares de forma absoluta.

 

  • El alto nivel motivacional de la práctica deportiva entre los niño/as y los y las jóvenes. Altos niveles de sensibilización para realizar práctica deportiva, sobretodo entre los colectivos que menos practica.

 

  • El destacado valor del carácter lúdico de las actividades físico- deportivas para los y las jóvenes, hecho que conlleva una gran implicación de los y las

 

  • La universalidad de la práctica deportiva que ofrece un papel integrador de primera línea a las prácticas

 

  • La actividad física y el deporte en edad escolar es una de las actividades que más favorece los procesos de socialización entre los escolares de nuestro entorno. También se destaca su potencial para la prevención de conductas de riesgo entre los

 

  • El valor educativo de la actividad física y del deporte en edad escolar

 

  • La actividad física y el deporte en edad escolar como instrumento para la transmisión de valores positivos

 

  • Los hábitos para un estilo de vida activo y saludable que, desde la edad escolar, genera la práctica de actividad física y deportiva adecuada.

 

 

 

 

 

 

 

 

1.1.1    LA ACTIVIDAD FÍSICA Y EL DEPORTE EN EDAD ESCOLAR

 

Dadas las múltiples nomenclaturas y la proliferación de intentos de clasificar o diferenciar el deporte y la actividad física en la edad escolar, se ha optado por un concepto inclusivo buscando un denominador común a todas aquellas prácticas de actividad física y deportivas que realizan los niños, niñas y jóvenes, respetando la diversidad de orientaciones, prácticas y organizaciones, pero intentando darles a todas ellas una estructura de referencia y unos objetivos compartidos, en definitiva, un marco común, el que definiremos en el Plan Integral de promoción del deporte y la actividad física.

 

Se apuesta de esta forma, por un sistema integrador, en el cual tienen cabida las diferentes modalidades que coexisten en estos momentos, es decir, la actividad física y el deporte escolar que tiene lugar en los Centros Docentes, el deporte ofrecido desde los clubes y entidades deportivas y otras actividades físico deportivas que forman parte de los programas de diferentes entidades y asociaciones del tejido social.

 

En este sentido, los proyectos deportivos que se ofrezcan en el marco de la actividad física y el deporte en edad escolar, deberán recoger las siguientes intencionalidades:

 

  • Ofrecer una actividad física y deportiva inclusiva que alcance los mínimos de práctica recomendados por instituciones y estudios de referencia en el ámbito de la salud para niños/as y

 

 

 

En cuanto a los indicadores del grupo A, se considera que su logro constituye no sólo un referente del adecuado desarrollo del Plan, sino que, además, se tiene la certeza de que de no ser alcanzados será muy difícil, por no decir imposible, que el Plan de Promoción tenga realmente éxito y que dicho éxito pueda mantenerse durante un largo período de tiempo.

 

  • Que el 100% de la población escolar de entre 3 y 18 años de edad disfrute de, al menos, tres horas semanales de Educación Física curricular. Además, un porcentaje de esta población deberá disfrutar de 4 ó 5 horas semanales de Educación Física.
  • Que el 60% de los centros educativos cuenten con un Proyecto de Actividad Física y Deporte fuera del horario lectivo, pero integrado en el Proyecto Educativo y coherente con el Proyecto Curricular de Educación Física.
  • Que en el 60% de los centros educativos exista la figura de coordinador del Proyecto de Actividad Física y Deporte de
  • Que el 60% de los centros educativos tengan firmada la adhesión al protocolo de “agente promotor de un estilo de vida saludable”.
  • Que un 70% de la población general conozca los beneficios que se derivan de la práctica habitual de actividad física y deporte, tanto para sí mismos, como especialmente para los niños, niñas y

 

 

 

  • MÉTODO
  • Índice de Masa Corporal (IMC) relacionado con la edad y el sexo. Para clasificar en nuestro país el sobrepeso y la obesidad infantil en personas de 2 a 18 años, no hay acuerdos consensuados que determinen los valores de punto de corte del IMC. Hemos empleado la tabla de percentiles aportada por el Instituto de Investigación sobre Crecimiento y Desarrollo Fundación Faustino Orbegozo Eizaguirre. Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, el programa Perseo (estrategia NAOS) y el Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE), se considera que un niño tiene sobrepeso si su IMC está comprendido entre el percentil 85 y 95. Si supera el percentil 95 será catalogado como obeso. Por el contrario si no pasa el percentil 5, se considera que el niño tiene infrapeso.

 

  • La ratio entre cintura y estatura (RCE). Cuando el cociente cintura / estatura es superior a 0,5 se estima que hay obesidad abdominal. A diferencia de la prueba anterior, ésta es independiente de la edad y el sexo.

 

TRABAJO DE CAMPO: MEDICIÓN DEL PESO, TALLA Y CINTURA ABDOMINAL A LOS NIÑOS DE E. INFANTIL Y PRIMARIA.

     

     

      Peso. Para pesar y tallar a los chicos, el Centro de Salud de Miguelturra nos ha cedido la báscula y el tallímetro. Para realizar esta medida se colocará la báscula en una superficie estable, plana, dura y horizontal. El chico se colocará en el centro de la báscula, con los pies ligeramente separados, quitándose la ropa que más pesa (abrigos…). El peso corporal se medirá en Kg, haciendo una rectificación de 500 g a cada alumno por la ropa.

     

      Talla. El tallímetro va insertado en la báscula. La talla se medirá con el niño en bipedestación con los hombros equilibrados y los brazos relajados a lo largo del cuerpo. La medida se tomó en cm.

 

      Circunferencia de la Cintura. El niño debe estar derecho, con el abdomen relajado, los brazos a los lados y los pies señalando hacia delante y juntos. La medida se tomará con una cinta métrica en cm.